FarandulacriollaA María Cecilia Sánchez le llegó la fama  de  golpe, pero la actriz, modelo, presentadora de televisión y bailarina prefiere mantener  un perfil bajo, y hasta pone énfasis “en que no se necesita estar buena para sobresalir en el medio del espectáculo”.

Exactamente eso, en tiempos donde los  cuerpos exóticos dejan embobados a los caballeros, ella reniega en estos momentos de hacerse una cirugía.  Farandulacriolla

“Para mi profesión no se necesita estar buena sino ser buena. Pienso que me realizaré  una operación estética  cuando mis hijos me dejen los senos como bolsillo de payaso”, señaló.

Luego de su participación en la edición colombiana de Bailando por un sueño, las miradas del público sudamericano se centraron en Cecilia y, a escasos días de que comience en México el Campeonato Mundial de Baile, los ojos de algunas partes del  planeta ahora también estarán mirándola en cada una de sus ejecuciones.

Mesurada en su actitud, María, junto con su bailarín Jaime Rincón, se consideran  de los contrincantes más peligrosos para la dupla mexicana conformada por Alessandra Rosaldo y Luis Grijalva.

Y es que luego de su paso por el reality, la actriz se enfrentó a las consecuencias de la fama: notas rosas, chismes de la farándula y dimes y diretes sobre su persona, pero como toda una guerrera salió avante de todo tipo de especulaciones.

Cuál fue su secreto: simplemente no hacer caso a los comentarios y tener los pies sobre la tierra.

Por el contrario, su trayectoria profesional tiene varios destellos destacados, uno de ellos es  que en su país la calificaron como “el nuevo rostro del cine colombiano”.

Asimismo, muchos caballeros la admiran  por ser una  mujer sensual, con un estilo diferente, aunque ella   lo toma en calidad de broma. “No soy sensual, puedo ser atractiva, tal vez porque tengo cadera, pero todo eso se desarrolla  con mis mejores pasos de tango y flamenco”,  ha dicho en su momento.

Sin embargo, su secreto para mantener una buena figura se lo debe a su pasión por el baile, por lo que constantemente practica  el tango, la música afrocolombiana y  la salsa.

“No hay nada mejor que un buen baile porque lo vives y lo sientes. Todavía no he escuchado al primero que diga que después de 300  abdominales está feliz y contento”.

El Universal.mx