Banda de rockEl cronómetro llevaba un poco más de hora y veinte minutos, y los cuerpos de los fanáticos no dejaban de sudar. Los californianos de Korn se habían marchado del escenario luego de una impecable presentación y aún así la gente seguía pidiendo más con aplausos y cantos de agradecimiento, la noche del sábado.

Querían verlos de nuevo sobre la tarima del Alejandro Morera Soto. El cantante Jonathan Davis salió con una gaita en medio de un maremoto de silbidos y empezó con “Shoots and ladders”, una canción en la que incluyen partes del tema infantil: “London bridge is falling down, falling down…”, como una crítica, pues asegura que todos los temas para niños hablan de la muerte, con mensajes ocultos.

Banda de rock

Jonathan Davis y compañía, creadores del “new metal” se tomaron el Morera durante hora y media. Aquí mientras interpretaba “Dead bodies everywhere”. Fotos: Meylin Aguilera.

Así es Korn, un toro suelto, un vendaval de irreverencia que a su modo critica lo malo de la vida y da aliento a los jóvenes. Algunos afirman que han ayudado a muchos a no suicidarse.

Davis como siempre hizo combinaciones inimaginables de voces afinadas y gritos guturales, a veces también rapeando, mientras sus compañeros siguen el patrón de su voz, con el poder de la guitarra extra distorsionadas de siete cuerdas de James “Munky” Shaffer.

Una batería poderosa golpeada con furia por David Silveria y un bajo con las cuerdas tan desajustadas que chocan con los trastes del mástil para que suenen a latigazos, de la mano de Arvizu.

Así fue como embistieron a todos con sus éxitos cosechados a lo largo de 17 años de carrera como, “Freak on a leash”, la explosiva “Blind”, “Got the life”, “Here to stay” y “Somebody someone”.

Al Día.cr