Boxeador suicidaÉdwin Valero (Antonio Pinta Mérida, Venezuela 1982-2010) había pedido ayuda. “La última vez que hablé con él, estaba dispuesto a rehabilitarse”, contó ayer su promotor, el mexicano José Castillo.

El campeón del mundo ligero del Consejo Mundial de Boxeo no podía dominar uno de sus más grandes miedos y enmascarado en el alcohol. Su adicción la había admitido el 28 de marzo en una audiencia por violencia intrafamiliar en su país y en la cual prometió rehabilitarse. Pero tenía un historial de penas carcelarias pendientes, órdenes judiciales por cumplir, embargos, daños físicos, imprevistos causados por peleas o accidentes y se le había negado la visa por haber sido detenido en Texas ebrio.

Boxeador suicida

Edwin Valero con su familia: esposa, hijas y madre

La fiera del ring, el púgil con récord noqueador en el boxeo de paga (18 nocauts en línea y todos en el primer round en 2006), también saltó del ensogado y acertó golpes a sus seres más queridos. Su alma estaba amenazada y nadie veía al ser. Los millones y la fama, lo tapada. Algo tarde pidió una mano que lo sacara de su infierno.

El domingo supuestamente asesinó a su mujer, Jennifer Viera, de 24 años, en la habitación de un hotel en Valencia. Había llegado con ella en la noche del sábado. Nadie oyó nada y fue supuestamente atacada con arma blanca. La Policía de Carabobo, estado de Valencia, aseguró que Valero había admitido su delito.

“Todos los que tuvieron en sus manos la protección de esta mujer, son corresponsables de este crimen, pues si se hubiera cumplido con lo que establece la Ley orgánica sobre el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia”, la muerte de Viera se habría evitado”, afirmó Mercedes Muñoz, presidenta de la junta directiva de Avesa, organización que se dedica a la defensa de los derechos de la mujer.

El supuesto homicidio fue el golpe más fuerte a su familia conformada por dos hijas de cinco y ocho años. Ayer se consumó con el suicidio de Valero en la cárcel donde estaba detenido desde el domingo.

El boxeador, que en su pecho llevaba tatuada la imagen del presidente Hugo Chávez y también dividió al país en una mezcla de sentimiento políticos y deporte, se quitó la vida en su celda.

Valero, de 28 años, fue encontrado ahorcado en los calabozos de la Policía de Carabobo, dijo el comisario Wilmer Flores Trosel, director del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas.

Flores contó que los agentes encontraron el cuerpo colgado de la reja de la celda “con sus propias prendas de vestir”. Un compañero de celda encontró a Valero y alertó a los autoridades. “Fue bajado por los funcionarios porque todavía presentaba, según versiones policiales, signos vitales, pero posteriormente perdió la vida”.

La Policía no ha encontrado el arma que ocasionó el deceso de Viera. “No hay que echarle culpa a nadie. Él fue el único responsable. No acató la ayuda que el mismo Gobierno le dio”, dijo consternada la abogada del púgil, Milda Mora. NRM con AP

Drogas y muerte

Carlos Monzón. El argentino y campeón mundial de peso medio entre 1970 y 1977 murió en un accidente automovilístico en enero de 1995. Había sido condenado a 11 años de prisión por el asesinato de su segunda esposa, la modelo uruguaya Alicia Muñiz.

Estebán De Jesús. El argentino (1951-1989) defendió el título ligero de la Organización Mundial de Boxeo por dos años, murió a los 37 a causa del sida que contrajo por compartir las jeringuillas con las que se inyectaba la heroína, a la que era adicto.

‘El Chapo’ Rosario. El argentino (1961-1997), dos veces campeón mundial en las divisiones ligero y welter ligero, cumplió penas de cárcel por casos relacionados a la adicción a las drogas, que lo mataron. El 1 de diciembre, Rosario se vistió de traje, acudió a distintos locales del área donde residía para pagarles deudas a varias personas, y luego murió en su hogar. EFE

El Heraldo de Barranquilla