OrgasmosEllas caminan y con eso definen qué tan placentero será el orgasmo. De acuerdo con un estudio, el largo de los pasos está vinculado con el clímax de una relación sexual.

Las piernas, específicamente la forma de caminar, tienen mucho que ver con el sexo, principalmente con el orgasmo. Un estudio de la Southern Cross University de Australia, dice que “el movimiento es una clave importante para comprender las intenciones de nuestros congéneres”.Orgasmos

Ahora el dicho es “dime cómo caminas y te diré cuánto gozas”, ya que otro estudio de acuerdo con Minutouno.com.ar vincula el largo de los pasos con los orgasmos. Investigadores europeos realizan experimentos para demostrar que el modo de caminar de ellas determina su capacidad orgásmica a la hora del sexo.

Los resultados que fueron publicados en The Journal of Sexual Medicine dicen que las mujeres con pasos más largos gozan de orgasmos vaginales y tienen una mayor flexibilidad.

Abc.es explica cómo es que se hizo el estudio:

1.Se realizó un cuestionario a las chicas belgas sobre su comportamiento sexual.

2. Fueron grabadas en video mientras caminaban en un lugar público.

3. Profesores de sexología y estudiantes analizaron las imágenes sin saber la historia sexual, así, adivinaron correctamente cuántas mujeres podían alcanzar el orgasmo vaginal 80 por ciento de las veces.

Relación del caminar con el orgasmo
El sexólogo César Pérez explica que los orgasmos son sensaciones subjetivas de placer, cada mujer lo vive de manera distinta, por ello no hay una definición entre sexólogos, pues para ellas se entiende como “sensación de orinar” o hasta como “muerte chiquita”.

César Pérez comenta que existen dos medios o formas básicas para llegar al orgasmo en las mujeres, uno es por medio de la penetración o acto coital y la otra por la manipulación del clítoris. Las mujeres son multiorgásmicas, pueden obtener un orgasmo tras otro con pocos intervalos de tiempo.

Sobre la relación entre la forma de caminar y el orgasmo el especialista dice: “El músculo PC (pubococcígeo), es el principal músculo del suelo de la pelvis, tiene una conexión nerviosa que alcanza el nervio pélvico, una ramificación que conecta el útero y la vejiga en la mujer. Si el músculo PC es fuerte, se convierte entonces en el mayor transmisor de energía. En el hombre la contracción de este músculo estimula la próstata y en la mujer el útero”.

El sitio Antronio.com dice que una persona pueda darse cuenta si observa bien la anatomía de las piernas y la forma en que se desplazan, sumando que también notarían si fingen un orgasmo. Explica, en un análisis más detallado, que caminando de determinada forma se “desbloquea el flujo energético de las piernas a la pelvis a través de la columna”.

Stuart Brody, profesor de la Universidad West Scotland y principal autor del estudio, “El bloqueo de los músculos pélvicos”, indica que podría estar relacionado con alteraciones psicosexuales, “podría afectar tanto a la respuesta orgásmica como al andar”.

Las mujeres que son capaces de alcanzar el orgasmo vaginal pueden tener más confianza en sí mismas sexualmente, lo que se podría reflejar en su manera de andar. “Esa confianza también podría relacionarse con las experiencias que ha tenido, ya que el orgasmo pene-vaginal se asocia con índices de mayor calidad de vida”, explica Brody en Abc.es.

En general el cuerpo o forma física “sí tiene mucho que ver con el sexo, desde la fortaleza y/o elasticidad para hacer determinada postura sexual, las personas con sobrepeso tienen problemas, ellos por problemas de erección y ellas por incomodidad para ciertas posiciones” afirma César Pérez.

Para estimular el músculo PC puedes primero reconocer el músculo de la siguiente manera: “sentándote con las piernas confortablemente abiertas, intenta detener la orina y vuélvela a dejar fluir sin mover las piernas. Si puedes hacerlo sin esfuerzo, es que tienes músculos pélvicos fuertes. Haz esta prueba únicamente para reconocer los músculos” dice el sexólogo.

Otra forma de identificación consiste en insertar un dedo limpio en la vagina e intentar apretarlo. “Si notas algún movimiento muscular es que has dado con él.

Repítelo tantas veces al día como puedas, empezando por unas 50 hasta alcanzar las 300 al día. A medida que tu musculatura esté más tonificada, podrás notar que aprietas más”, finaliza el especialista.

Metronoticias