La aplanadoraContra todo pronóstico y contradicciones, el vallenato nuevamente resurge para bien del folclor colombiano, esta vez, de manos de Jorge Oñate, el cantante de todos los tiempos, que sin ninguna discusión, acaba de entregar uno de sus mejores álbumes musicales, y de los mejores en la época actual de la música vallenata.

Primero fue Diomedes Díaz, quién resurgió como el ave fénix, de dónde los medios de comunicación y su desordenada vida trataron de quemar, con el álbum considerado el mejor de 2.009, poniendo además al compositor Aurelio Núñez, en la retina de todos los artistas para que pretendan sus canciones, después del inocultable éxito “Listo Pa´ la foto”, que titula el posicionamiento del vallenato auténtico, en el lugar que siempre le ha correspondido y corresponderá.

Te dedico mis triunfos

Jorge Oñate y Christian Camilo Peña - Artistas colombianos

Siguiendo ese encomiable ejemplo, “El Jilguero de América”, al lado del joven Rey Vallenato Christian Camilo Peña, cerraron 2.009 con una producción impecable, que ha puesto nuevamente a Jorge Oñate, en un alto índice de popularidad, el mismo que había perdido por dos factores, la verdad sea dicha. Uno, que los medios siguen obligando a oír lo que la gente no quiere y detesta, y  otro, que Jorge Oñate, se había salido del contexto del vallenato auténtico, que lo proyectó durante toda su vida artística, tal vez por equivocación misma, ó por no dejarse sacar definitivamente de los medios, cayendo en el desespero evidente, cantando un vallenato irreal, de ese que llaman moderno o nueva ola, que al final lo terminó aislando de sus seguidores, porque El Jilguero, nació para cantar vallenato, y no esos ritmos con acordeón que algunos jóvenes dicen que es la evolución del tesoro cultural más representativo de Colombia.

Hoy la historia es otra. Jorge Oñate está de moda, y junto con él, todas las canciones que hacen parte de su nueva producción “Te dedico mis triunfos”, álbum integralmente vallenato, con aires modernos, sin pretender retirarse de sus raíces, que siempre deberán ir ligadas a cada composición y encanto, del pentagrama con que se forma una verdadera canción vallenata, o una poesía, convertida en canción.

Gracias a esa selecta escogencia de buenos temas, como Te dedico mis triunfos, La aplanadora, La llanerita, La historia de mi canto, Mía nada más, Quiero volver, y otras, para no nombrarlas todas, no solo la vieja generación que crecimos con sus canciones, sino, que una nueva generación seguirá dando testimonio, que en La Paz Cesar, nació una de las cuatro voces consagradas del folclor, que ellos por la mala prensa desconocían; pero que obligadamente se mete en sus memorias, porque las nuevas canciones de Jorge Oñate, son temas obligados por donde se metan.

Un ejemplo de ello son mis hijas, siendo criadas en el seno de un hogar vallenato, preferían estar pegadas en la radio oyendo reguetón y vallenatos de Peter, Silvestre, Pipe Peláez, Jean Carlos, Nelson Velásquez y Daniel Calderón, antes que oír una canción de Poncho, Diomedes, Oñate, Beto, y Farid, que siempre han sonado en el equipo de mi casa; pero para el gusto adolescente de ellas, eran unos “Viejos” que no sabían cantar.

Volvieron de las fiestas patronales de mi pueblo, donde Peter se presentó y según ellas, fue un fiasco (Siendo ídolo), que las canciones que ellas escuchan en la radio, nunca las oyeron por allá (Se referían a las de Silvestre y Celedón). Ellas no escucharon radio un solo día en San Sebastián Magdalena, pero dijeron que por todas partes, donde se metían y pasaban, se acababa un disco de Oñate y sonaba uno de Diomedes, y alternaba una champeta llamada “El celular”.

Para mi felicidad, ya mis hijas no escuchan radio. Se olvidaron de Daddy Yankee, de Don Omar, de Peter y Silvestre, y ahora en mi casa, todo el día y la noche en sus celulares, suenan solo discos de los álbumes “Listo Pa´ la foto” y “Te dedico mis triunfos” (La preferida de ellas). Y mejor aún, ahora en Youtube, la pasan indagando sobre videos de Poncho Zuleta, Oñate y Diomedes.

Con lo anterior, deseaba dejar testimonio, de cómo la radio ha deteriorado el buen vallenato. Si dejaran que la gente escuchara lo que desean, el reguetón y otros ritmos raros, no fueran fuertes por lo menos en Colombia, porque en este caso, ya en los celulares de mis hijas, no suena reguetón, tampoco lo que ellas creían era el vallenato. Y cuánta razón tenían, cuando decían que el vallenato no valía ante el reguetón.

Cuando artistas como Oñate, hacen temas vallenatos como su actual trabajo, podrán hacer como chivos, pero la gente apaga la radio y prende su equipo, cuando los quieren ocultar. Y es posible que Oñate, Diomedes, Beto y Poncho, cada vez que graben, sean su último trabajo, porque ellos dieron toda su vida incondicional, pensando en resolver económicamente sus vidas; pero sin maltratar a nuestro folclor vallenato como sucede con los jóvenes ahora.

Por eso, no sabemos, y ojalá no sea así, que este sea el último trabajo de Jorge Oñate, y si lo fuera, este gran maestro lo dio todo y si se retira de los estudios, lo haría como los buenos matadores, por la puerta grande.

Pero quién va a querer que se retire, después de semejante logro musical. Aquí con críticas a sus años, a su voz que es mejor que más de uno que se las dan de cantantes, Jorge Oñate hay para un rato más, y hasta de pronto, para obtener “El Congo de Oro” el próximo año, que no sabemos por qué le fue negado a pesar de sus méritos, atreviéndose a cantar una canción nueva que pocos lo hacen, pero el Jilguero tenía que ratificar que es “La aplanadora” de todos esos muchachos.

http://www.farandulamusic.com